Juntos pero lejos

PH153-1. “Te sientas junto a mi pero no me miras; descansas a mi lado pero no me hablas. En algún instante de hecho nuestros pensamientos coinciden, oímos lo mismo, vemos las mismas cosas, pero nos ignoramos. Vivimos en una gran ciudad, y es grande por la cantidad de almas que en ella vivimos, pero es precisamente ese mar de gentes el que nos convierte en personas cada vez más individuales y menos sociales. ¿Necesita la sociedad que seamos menos personas, menos afables, menos solidarios, para mantener su propia existencia? me gusta cuando en un paseo por el campo dos completos desconocidos nos saludamos, dando luz a la conciencia de compartir espacios, experiencias, gustos, intereses, de ser ambos personas que viven con personas; me hace sentir más vivo.

¿Por qué estás ahí pero no te miro?¿eres tú la persona que ocupó ese asiento ayer? a ver si un día nos vemos en un camino, en el campo…y nos sentamos a charlar en la esquina de piedra.”

error: Content is protected !!