Cualquier pradera es un lugar perfecto para comenzar a descubrir mundos que nos son a muchos completamente desconocidos.